JUSTDOLIT: una única herramienta para analizar cualquier texto

La herramienta: paso 3

1 Objetivo del módulo

Lo que hemos hecho hasta ahora: Hasta la fecha, la herramienta nos proporciona las siguientes ventajas: sencillez (incluso visual) y totalidad (módulo 1.1), pero también flexibilidad en la aplicación y complejidad de cara a los resultados (módulo 1.2). Sin embargo, la herramienta aún adolece de ser meramente DESCRIPTIVA:

  • dice a qué dimensión pertenecen / han sido transferidos los elementos textuales
  • describe estas dimensiones
  • muestra la interacción entre las dimensiones en el texto

Lo que queda por hacer: Los textos también tienen la función fundamental de EVALUAR el mundo que crean. Las dimensiones que presentan aparecen como buenas o malas, entes que temer o desear. De ahí que sea necesario incorporar a la herramienta un elemento de evaluación.

 

2 Los 4 anhelos / miedos de Riemann

Este elemento fue desarrollado por el psicoanalista alemán Fritz Riemann (1987: 7-16), y la teoría de Riemann se adapta a la perfección a nuestra herramienta por dos razones:

  1. Su teoría es tan similar al universo cuatri-dimensional de San Agustín, que merece la pena adaptarla en su totalidad.
  2. El modelo de Riemann es psicológico, pero no es freudiano. nuestro mundo es tan freudiano que Freud suele convertirse en un estereotipo que seguimos ciegamente, y así deja de ser una herramienta analítica

El psicoanalista alemán Fritz Riemann (1987: 7-16) creó un modelo muy parecido al de San Agustín. Riemann propone dos pares de exigencias básicas y antitéticas que cada individuo tiene ante la vida, y que constituyen los orígenes del miedo.

El punto de partida de Riemann es nuestra actitud hacia el mundo, no los elementos que conforman el mundo. Riemann postula dos parejas de anhelos fundamentales y antitéticos que el individual exige ver cumplidos, y que se situan en el origen de sus miedos.

 

 

Riemann parte de la base de que los anhelos más fundamentales del ser humano son 4, agrupados en dos parejas: [1] el ser humano quiere ser único ('individuo'), pero también quiere ser amado por los que le rodean (sociedad), y [2] quiere sentirse seguro (eternidad), pero también sentir el pulso de la vida (cambio). Si estuvieran equilibrados, estas parejas de anhelos constituirían una personalidad sana. Sin embargo, dentro de los grupos, los anhelos tienden a anularse mutuamente:

  1. cuánto más original me muestre, menos me aceptará el grupo, y vice versa, cuánto más esté integrado en el grupo, menos podré mostrar mi individualidad
  2. cuánto más necesite sentirme seguro, menos aceptaré los cambios en mi vida, y cuánto más busque el cambio, menos aceptaré que las cosas no cambien

El problema radica en que, tan pronto como una de las 4 exigencias se impone a su pareja, el individuo la experimenta como un miedo que le saca de su equilibrio. En mayor o menor medida, todo ser humano conoce a gente que sufre alguno de estos desequilibrios, o los sufre él mismo: está la persona con la que es casi imposible quedar porque tiene todos los días apalabrados (cambio [mentira, hará todo lo posible para quedar contigo también, aunque sólo sean 10 min.]); la persona que ni saldría de su habitación y sus rutinas, ni hablaría con nadie (eternidad), la persona que forma parte de tu grupo de amigos pero con la que nunca has intercambiado tres frases seguidas algo más personales (sociedad), la persona que no pega en nigún grupo ni con cola porque es tan rara (individualidad)...y uno mismo? Cuál es nuestro miedo? A menudo estos miedos aparecen en combinaciones complejas, aunque no es éste el lugar ni el momento de profundizar tanto. Lo que sigue es una tabla con cada uno de los 4 anhelos y los miedos asociados:

 

  individualización socialización eternidad mutabilidad
anhelo de ser único ser amado seguridad, que las cosas no cambien que las cosas cambien
miedo asociado a darnos a los demás a ser nosotros mismos, estar sólo el cambio que todo siga igual
razón del miedo pérdida de la individualidad no ser aceptado por el grupo el cambio implica muerte el cambio es aburrido

f1

2 Comparación Riemann & San Augustín

El modelo de Riemann es muy parecido al de San Agustín. esto se ve especialmente en la antítesis individualidad socialización. Aún así, los dos modelos también se diferencian de manera fundamental. Las diferencias son dos, una general, la otra particular:

 

  San Agustín Riemann
Diferencia general Modelo externo, geográfico: el mundo está dividido en 4 partes Modelo interno, psicológico: distingue entre miedos diferentes
Diferencia particular Opone naturaleza y metafísica Distingue entre el anhelo de / miedo ante la eternidad y el cambio (no la naturaleza & la metafísica)

 

De cara al análisis, las dos diferencias son interesantes. En lo que respecta a la diferencia general, es importante tener la oportunidad de analizar no sólo cómo el texto estructura el mundo, sino también qué miedos y anhelos muestra. Las dimensiones de San Agustín son externas, casi objetos tangibles, mientras que los miedos y los anhelos de Riemann tienen lugar en el interior, y son mucho más dinámicos. Igual de importante es analizar el interior desde una perspectiva no freudiana. Nuestro mundo es tan freudiano que a menudo Freud se convierte en un estereotipo más que una herramienta de análisis.

En lo que se refiere a la diferencia particular, las oposiciones naturaleza / metafísica (San Agustín) y eternidad / cambio (Riemann), aun siendo diferentes, están íntimamente ligadas. Para empezar podríamos decir que la metafísica muestra un claro nexo de unión con la eternidad, como por ejemplo en la vida eterna. Eso podría llevar a pensar que la naturaleza se asocia con mayor facilidad con la noción de cambio, y ciertamente, si observamos nuestros sentimientos, que son parte de nuestra naturaleza humana y se suceden con velocidad vertiginosa, podemos constatar que así es. Al mismo tiempo, sólo hay que contemplar la inmensidad del mar o el desierto, y nos daremos cuenta de que la naturaleza está muy unida a la eternidad. igualmente, si nos imaginamos un Dios omnipotente que hace lo que le da la gana (el paralelismo más terreno lo encontramos posiblemente en el político), lo que sentiremos es que aquí opera el cambio, y no la eternidad. Existen pues múltiples correspondencias entre las dos oposiciones. Lo que se puede decir es que hay textos en los que el modelo de San Agustín y textos en los que el modelo de Riemann funciona mejor. Los siguientes ejemplos muestran textos en los que el análisis es más productivo si se incluye el modelo de Riemann. pincha en las imágenes para acceder a estos ejemplos:

 

fuselinightmare

Ejemplo 1:

Individualismo como eternidad

La Caída de la casa de Usher, de Poe

ozymandias

Ejemplo 2:

Naturaleza como eternidad

"Ozymandias", de Shelley

f

Obras citadas:

Riemann, Fritz. Grundformen der Angst: eine tiefenpsychologische Studie. München: Ernst Reinhardt, 1987.

Origen de las imagénes utilizadas :

 

b
g
a
daniel.candel@uah.es | ©2008 Daniel Candel Bormann